HIGIENE BUCAL

Consejos e imprimible

29 Feb · angela · No Comments

Higiene bucal infantil: consejos e imprimible

Para una higiene bucal completa no te pierdas estos consejos. Descarga tu propio “Diario de dientes” y lleva un seguimiento del cambio de dientes junto a tu peque.

Hace apenas unos días vivimos en casa un acontecimiento especial para uno de mis hijos: la caída de su primer diente. La verdad es que ha sido una caída tardía, cumplirá nueve años próximamente, así que hace un tiempo que empecé a preocuparme por que los dientes de mi peque no asomaran por debajo de los de leche causando un caos bucal. Siempre he considerado que la higiene y el cuidado de nuestro cuerpo es parte fundamental de la educación de los más pequeños, por ello intento que mis niños tengan a mano materiales e información. 

Con la caída del primer diente, creamos nuestro propio diario de dientes, de esta forma mi peque podrá tener controlados los dientes que caen y los que todavía conserva. Además, tenemos un colgador para la puerta que avisa al Ratón Perez de que tenemos un diente por recoger.

Puedes descargar tu “Diario de dientes pinchando sobre la imagen”

El cuidado de los dientes es primordial incluso antes de la aparición del primero. A menudo solemos restar importancia a dicho cuidado en los niños de más corta edad, ya que consideramos que los alimentos que ofrecemos a los peques no son dañinos. No obstante, el cuidado de los dientes en los bebés puede ser primordial para la buena salud de los dientes definitivos ya que una caída demasiado precoz de los dientes de leche puede acarrear la mala colocación de los dientes definitivos. De la misma forma, las caries en los dientes de leche pueden ser muy dolorosas y pueden llevar a los más peques a situaciones muy incómodas, ya que no son capaces de explicarnos qué está pasando por su boca, y además puede ser el foco de caries futuras.

Desde PHB, especialistas en salud bucal desde hace más de 40 años, nos ayudan a responder las preguntas más frecuentes que los padres nos planteamos.

¿Qué debo hacer cuando los dientes de mi hijo comienzan a erupcionar?

Los dientes de leche suelen aparecer alrededor de los 6 meses y con ellos las molestias en las encías. Esta es una de las razones principales por las que los niños acostumbran a llevarse todo a la boca. Muchos niños suelen cerrar el puño y muerden las partes más duras. Frotar las encías con el dedo u ofrecer un mordedor frío suele aliviar levemente la molestia. Existen geles analgésicos para los momentos más dolorosos, pero no deben utilizarse sin consultar previamente  al pediatra, ya que puede que las molestias tengan otro origen.

Aunque el niño no tenga todavía ningún diente, podemos limpiar sus encías al finalizar las ingesta, no olvidemos que los dientes de leche perforan la encía dejando una herida abierta, por lo que evitar que cualquier tipo de alimento quede depositado en ella nos ayudará a evitar infecciones. El pediatra deberá revisar la correcta dentición del niño en las revisiones ordinarias.

¿Cómo debo cuidar los dientes de mi niño pequeño?

Crear hábito en los más pequeños es indispensable para un buen cuidado bucal. Inculcar la necesidad de cepillarse los dientes tras las comidas, evitar el consumo de alimentos entre comidas y realizar revisiones periódicas reduce notablemente el riesgo de caries. Es evidente que para el cepillado de los más peques se necesita la presencia de un adulto, por lo que lo más adecuado es tomarse un poco de tiempo para poder explicar a los niños paso a paso cómo debe cepillarse. El cepillado debe ser una experiencia positiva, por lo que podemos convertirlo en un juego o una canción.

¿Cuál es la forma correcta de cepillar los dientes de mi hijo?

Aunque los peques pueden cepillarse solos desde bien pequeños, el adulto debe supervisar el correcto cepillado hasta que sea capaz de hacerlo de forma autónoma. Esto significa que debemos mostrar a los peques los sitios dónde debe llegar el cepillo y la mejor manera es cogiendo nosotros mismos el cepillo todas las veces que sea necesario hasta que el niño realice un cepillado completo por sí mismo.

Cabe decir que el cepillo dental debe estar adaptado a su edad y condición, por lo que lo más correcto será utilizar un cepillo para dientes de leche con filamentos suaves. De la misma forma la pasta de dientes con flúor es la más adecuada. Enseñe a los peques una rutina de cepillado que pueda guiarlo:

  • Utilice una pequeña cantidad de pasta de dientes similar a un guisante. Esparza por la totalidad de los filamentos del cepillo.
  • Muestra al peque las cuatro partes en las que podemos dividir la boca. Arriba-derecha, arriba- izquierda, abajo-derecha, abajo-izquierda.
  • Empezad por una de las partes, cepillando la cara exterior de los dientes de arriba a abajo con movimientos cortos desde la encía hacia el diente y desde las piezas traseras hacia las delanteras.
  • Continuad cepillando la cara interior.
  • Cada una de las 4 partes debe limpiarse de la misma forma.
  • Finalmente se debe limpiar la lengua, ya que en ella se acumulan un gran número de bacterias.
  • El cepillado debe durar entre dos y tres minutos. Según el niño va creciendo debemos introducir el uso de seda dental para eliminar todos los residuos que se acumulan entre las piezas dentales.
  • No olvidemos que el cepillo debe cambiarse cada tres meses, ya que los filamentos van cediendo y pierden su eficacia. Dejar que el peque elija su propio cepillo suele despertar el interés por el cepillado, así que ofrezcamos opciones.

¿Qué es la caries?

Nuestros dientes están protegidos por una capa externa que llamamos esmalte. Cuando las bacterias de la boca se ponen en contacto con los azúcares que ingerimos, son capaces de producir ácidos que destruyen dicho esmalte poco a poco. Esta acción de los ácidos sobre el esmalte provoca que los dientes se agujereen, por eso podemos ver pequeños puntos negros allí dónde se forma la caries.

Cuando mis hijos y yo hablamos sobre la higiene bucal siempre recordamos que tenemos pequeños bichitos en los dientes que quieren construir sus cuevas. Estas cuevas nos causan dolor, por lo que luchar contra ellos a golpe de cepillo evitando que puedan fabricar sus casas.

La dieta y las caries

La dieta es una de las principales preocupaciones de muchos padres, puesto que de ella depende en gran medida el desarrollo de los peques. Una correcta dieta no sólo nos ayuda a mantener una buena salud física y mental, además, determina la salud bucal de nuestros peques.

Si hemos dicho anteriormente que las bacterias metabolizan los azúcares para desarrollar los ácidos causantes de las caries, es evidente que debemos luchar contra la presencia de estos azúcares en la boca de nuestros peques, por lo que la ingesta de alimentos con alto contenido de azúcar como galletas, chuches, refrescos, etc. debe ser controlada. Debemos tener en cuenta también que unos dientes sanos necesitan un nivel adecuado de calcio, fósforo y flúor.

La caída de los dientes de leche

No existe una edad específica para la caída de los dientes, sin embargo existe un rango aproximado en el que podemos centrar el inicio de cambio de dientes: a partir de los cinco años.

Debemos tener en cuenta que el retraso en la aparición de los primero dientes o la erupción precoz de los mismos tiene una estrecha relación cronológica con el cambio de dientes, de forma que si los primero dientes tardan en aparecer, su caída será también tardía. Estos ritmos diferentes entre niños no deben preocuparnos, a no ser que se presenten otros problemas bucales.

Si quieres saber todo sobre la higiene bucal para los peques de la casa, no puedes perderte El rincón de las sonrisas de PHB.

Más sobre nuestros dientes en www.phb.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sobre Educa Diver

Educa Diver pretende mostrar diferentes actividades, juegos y juguetes pero de una forma totalmente innovadora.

              

Suscríbete a nuestro Boletín

Close

Bienvenido